Arroz con pollo y conejo

Ingredientes:

Medio conejo troceado
Medio pollo troceado
1 kg de alcachofas
1 pimiento rojo
1 cabeza de ajos
2 Ñoras
Unos garbanzos cocidos
Colorante
Sal
Pimienta negra
romero fresco
3 tomates naturales rallados

Preparacion:

En una sartén, poner cuatro o 5 cucharadas de aceite de oliva. Esperar a que se caliente un poco y sofreír a fuego moderado las ñoras. Cuando empiecen a coger un tono más vivo, sacarlas. Incorporar en el mismo aceite la cabeza de ajos y sofreirla hasta que dore un poco. Meter las ñoras y sólo media cabeza de ajos (la otra la reservamos para la paella) en un vaso de batidora, añadir un poco del aceite de la sartén y batir.

En esa misma sartén, si véis que hay que añadir más aceite, hacedlo, incorporar los trozos de conejo y pollo, de pocos en pocos, y dorar a fuego fuerte. Retirar. En ese mismo aceite, freír el pimiento rojo, retirar, añadir las alcachofas peladas y cortadas en cuartos, dorar y reservarlas. Por último, añadir el tomate rallado y sofreír a fuego vivo.

En una olla, poner el pollo, el conejo, romero fresco y la pasta de ñoras y ajos y cubrir con agua. Cocer durante unos 20 minutos o hasta que la carne esté tierna.

Ahora hay que elegir una paella en función del número de comensales y poner, más o menos, unos 100, 150gr de arroz bomba por persona. Poner la paella al fuego, añadir el caldo (el doble de caldo que de arroz, más o menos) y, cuando empiece a hervir, incorporar el arroz, las alcachofas, el pimiento rojo y los garbanzos.

Salpimentar, poner colorante, la media cabeza de ajos en el centro y dejar cocer a fuego fuerte durante 8 minutos y a fuego medio durante 12 minutos. Controlar la intensidad del fuego según cómo se vaya cocinando el arroz. Si se consume el caldo y el grano está un poco duro, bajar el fuego y tapar. Si nos queda caldo y el grano ya está casi listo, subir el fuego al máximo.

Solomillo de cerdo con cebolla pochada

Ingredientes (para 4 personas)

2 solomillos de cerdo

2 cebollas grandes

Pimienta

Aceite y sal

Preparación

Es tan sencillo como delicioso. Cogemos los dos solomillos, y los partimos en filetes pequeños, como de un grosor de unos 2 cm, los salpimentamos al gusto (no os paséis con la sal, que casi es mejor poner un poco de sal gorda tras cocinarlos, eso ya como queráis) y reservamos.

La clave está en la cebolla, nosotros siempre la hacemos pochada, pero con cebolla caramelizada tiene que estar de muerte. Para hacer la cebolla pochada, el único truco es hacerla muy lentamente, por supuesto antes hemos tenido que partir la cebolla muy fina. Esto es evidentemente lo que más nos va a llevar y tampoco es mucho, vaya, y más que nada que podemos el resto de pasos mientras dejamos que la cebolla se poche.

En la otra sartén es hora de freír los solomillos, con el fuego medio-alto tardaremos 2 minutitos por tandas de 8 filetes, un poco más que el típico vuelta y vuelta. Cuando la cebolla esté dorada y terminada, ya sólo hay que emplatar y disfrutar. Que aproveche.

Secreto Iberico al vino

Ingredientes: 

250 ml. de oporto o vino tinto
1 cabeza de ajo
1 secreto de cerdo
2 patatas pequeñas
Hierbas provenzales
Pimienta
Mostaza
Sal

 

Elaboración: 

  1. Ponemos la sal al gusto en el secreto ibérico y le untamos mostaza por ambas caras, añadiendo posteriormente las hierbas provenzales. Lo ponemos en una fuente de horno.
  2. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas, incorporándolas a la fuente, junto con la cabeza de ajos cortada por la mitad. Lo regamos todo con vino tinto u oporto.
  3. Introducimos la fuente al horno, previamente calentado, a 150º durante una hora aproximadamente. Cuando veamos que la carne está hecha solo quedará emplatar.